miércoles, 11 de enero de 2023

Escapada a Marruecos -diciembre de 2022

Hemos estado una semana en Marruecos concretamente en las ciudades de Fez y Mequinez y en el desierto de  Merzouga. No es nuestra primera vez en Marruecos y hemos observado una evolución positiva en sus infraestructuras ,en su nivel de vida en aspectos higiénicos y sanitarios. La primera vez que estuve en Marruecos fue hace cuarenta años y era como viajar a otra época. Sin embargo he notado una regresión con respecto a la mujer  y su papel en la sociedad. He notado un retroceso evidente con respecto a la última vez no hace muchos años. No es que no respete la cultura musulmana y sus tradiciones, es que todas las culturas y religiones tienen que evolucionar y adaptarse a los tiempos que vivimos. Al respeto a los derechos humanos y a la igualdad entre hombres y mujeres , eso a veces cuesta verlo y es algo indiscutible.

Marruecos es sinónimo de luz y color . Su gente sobre todo la que no está ligada al turismo es de una amabilidad y generosidad sorprendente.

La medina de Fez es la parte más vieja y amurallada de la ciudad . Fue fundada en el año 809. Es un laberinto de calle y callejones estrechos algunos sin salida donde te perderás sí o sí y eso forma parte de su encanto.

Se pueden ver mulos y burros acarreando mercancías como medio de transporte  al no poder entrar coches .






















Lo que más nos ha gustado de este viaje ha sido visitar el desierto de Mergouza, pasar la noche en una jaima y ver atardecer y amanecer en el desierto. Montar en camello también fue divertido aunque no era la primera vez.






















Nuestro Riad Damia en Fez nos pareció perfecto. La habitación era enorme y todo el edificio tenía un encanto oriental , lleno de antigüedades y artesanía marroquí .







lunes, 21 de noviembre de 2022

Sao Tomé y Principe- 12 y último

 Sao Tomé y Principe- 12 y último


Miércoles  15 de junio de 2022

Hoy era el penúltimo día de estancia en la isla y nos lo tomamos con calma ,tras un rico desayuno en la Roca de Sao Joao Dos Angulares con magníficas vistas, nos dispusimos a pasear por los caminos que nos quedaban por recorrer de la misma Roca, que era inmensa.







Como había llovido los días anteriores estaba todo mojado y aun más verde que de costumbre . Había helechos turgentes por todas partes en los bordes de los caminos, sobre las rocas, los muros ,los árboles…









Daba gusto pasear por esos caminos salvajes escuchando el canto de los pájaros y el revoloteo de los insectos. Crecían por los bordes del camino caladium , dieffenbachias y otras aráceas.









Esta isla es tan maravillosa que no hace falta hacer muchos planes al menos para los que nos gusta la Naturaleza se trata solo de pasear y observar y descubres maravillas por todas partes.

La lluvia torrencial había arrastrado cientos de conchas de caracoles gigantes africanos (archachatina marginata) que miden más de 10 cm .Cogí algunas cochas para mi colección.



La actividad principal del día era el menú de degustación que disfrutamos por 25 euros. Es todo un ceremonial. Al llegar uno de los empleados nos llevó a enseñarnos los productos cultivados en la misma Roca que se utilizaban para confeccionar el menú. Luego nos llevo a un mostrador donde nos dieron un grano de café crudo, chocolate y un grano de pimienta, al masticarlo junto se forman una mezcla de sabores en el paladar únicos. Luego un vino de Portugal y luego pasamos a la mesa donde nos esperaba  el degustar seis entradas, un plato principal y dos postres.







Cada plato era explicado con detalle, especificando sus ingredientes antes de ser servido.

Pongo algún ejemplo para imaginar la combinación de ingredientes que hacían de cada plato una sorpresa para el paladar. Ceviche de pescado con limón, mango y maracuyá con plátano a la plancha. Ensalada de coco, atún y aguacate…




La comida me sorprendió y aunque soy mas de comida tradicional que de diseño, he de reconocer que probé sabores que no habría imaginado.

Por la tarde seguimos paseando y viendo con detenimientos los jardines y alrededores. Por la tarde bajamos de nuevo al pueblo.















Nos daba cierta ” saudade “, dejar esta isla que te remueve tantas cosas y que te llena de sensaciones . África no te deja indiferente, no dejé de preguntarme todo el viaje que sería de toda esa sufrida gente con los tiempos que corren con crisis a nivel mundial. En que trabajarían todos esos niños y jóvenes que veíamos por todas partes. Cada lugar que visitas se queda con algo de ti y tu te llevas algo también .















El día siguiente era el de regreso y nos hicimos gran cosa, paramos al regresar en la Roca de Água Izé con un hospital abandonado y mucha gente viviendo en las antiguas casas de la Hacienda. 













Comimos en Papa Figo y pasemos un poco por la ciudad .




Fuimos con tiempo a aeropuerto para devolver el coche .No había sala de espera y estaba cerrado el aeropuerto hasta poco antes del vuelo,  así que nos vimos sentados en el suelo ,con las maletas sobre la tierra ,en una carretera que no estaba asfaltada y que cada vez que pasaba un coche o una moto levantaba una polvareda. Nos rodeaban un montón de perros que en un país donde no son muy bien tratados, curiosamente se siente seguros con los extranjeros. No podíamos olvidar hasta el último momento que estábamos en África.