viernes, 12 de noviembre de 2010

Drago de la Escuela de Bellas Artes de Cádiz

Dracaena draco ,aunque de muy lento crecimiento esta planta puede llegar a los veinte metros de altura con una base de siete a ocho metros de circunferencia.Su tronco es suculento gris-plateado.Sus ramas terminan en rosetas de hojas coriaceas de un verde glauco en forma de espada,de hasta 45 centímetros de longitud.Sus inflorescencias son terminales ramificadas de color blanco-verdoso.Sus frutos esféricos rojo anaranjados germinan con mucha facilidad.
Se ha descubierto recientemente un drago del tipo arábigo Dracaena tamaranae que hace posible justificar la teoría de que una gran población de dragos ocupo una vasta extensión desde el este de África y Arabia hasta el Sahara y las islas Canarias.De los que tan solo quedan reductos en la isla de Socotra y en Canarias.
Este ejemplar es sin duda uno de los más emblemáticos de la ciudad de Cádiz y de los pocos que quedan por una mala gestión del ayuntamiento que siembran cespéd alrededor de los ejemplares centenarios.Regando todas las plantas por igual con ignorancia de cuales son sus carácterísticas particulares.
Los dragos son originarios de las islas Canarias y crecen en lugares áridos ,entre roca volcánica,donde el drenaje es muy grande no soportando el encharcamiento de las raices.Yo los he visto en los barrancos de Masca en Tenerife creciendo entre grietas y paredes verticales con apenas tierra.El regarlos continuamente como si fuera césped termina pudriendo sus raices o haciéndolos más vulnerables a ataques de hongos y otras enfermedades.
En el Jardín Botánico de Málaga había un hermoso ejemplar que murió yo creo que por esa misma causa.


Este ejemplar se encuentra junto a una araucaria heterophylla (también de tamaño considerable) en el patio de la Escuela de Bellas Artes de Cádiz en la calle del Tinte. Impresiona por su altura y su tamaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario